M  A  D  E     I  N    W  E  B  |  
Historia

LA GUARDIA SUIZA, LOS SOLDADOS DEL PAPA


Algunos historiadores atribuyen la creación de la Guardia Suiza al papa Sixto IV, en ocasión de un tratado de alianza que celebró con Suiza en 1478.


Sin embargo, la mayoría de los estudiosos le confiere este honor a Julio II, quien la habría fundado en 1506 y establecido su número en doscientos hombres.



Se cree que su colorido uniforme fue diseñado por Miguel Ángel, pero el periodista Bart McDowell, en su libro El Vaticano por dentro, sostiene que, en realidad, el uniforme actual fue estrenado en 1914 y diseñado por un oficial de la propia Guardia.



Al principio se trataba de mercenarios reclutados por el Papa para "la custodia y defensa de su persona y de sus Estados".



Hoy, con sus yelmos emplumados y sus elegantes alabardas, son acosados fotográficamente por la incesante multitud de turistas que visitan el Vaticano. Ellos ni mosquean, pero en caso de disturbios están preparados para lanzar gases lacrimógenos sobre los revoltosos.



Por supuesto que las alabardas son más un adorno que un arma de combate: en su entrenamiento los reclutas se vuelven expertos en el manejo de modernas armas de fuego y, desde el intento de asesinato a Juan Pablo II, aprenden kara-te y judo.


A lo largo de la turbulenta historia de Europa tuvieron oportunidad de demostrar que eran un ejército en serio. No siempre salieron airosos. En época de Clemente VII, en 1527, enfrentaron a las tropas del emperador Carlos V y, aunque lucharon heroicamente (sólo hubo cuarenta y dos sobrevivientes), no pudieron impedir el saqueo de Roma.


La cantidad de efectivos varió con el tiempo. En la actualidad son cien y constituyen el único cuerpo armado del Vaticano, ya que en 1970 Pablo VI disolvió a los Guardias Nobles Pontificios, la Guardia Palatina de Honor y la Gendarmería Pontificia.



Los guardias suizos deben ser de esa nacionalidad, profesar la religión católica apostólica romana, tener experiencia militar, 1,74 metro de altura como mínimo y entre diecinueve y treinta años de edad. A esos requisitos hay que sumarles una reputación intachable y excelente salud.



El alistamiento mínimo dura dos años, pero los soldados del Papa vuelven a Suiza una vez por año para cumplir con el servicio obligatorio de dos semanas en las fuerzas armadas de ese país.
Se les permite el matrimonio a los tres años de reclutamiento únicamente si el guardia ha obtenido por lo menos el rango de cabo.



El comandante en jefe del cuerpo es el mismo Papa y sus subordinados juran servirlo "con lealtad, honor y a costa de cualquier sacrificio, incluso el de su propia vida".


En algunas familias ser miembro dé la Guardia es una tradición que se transmite de padre a hijo. Los Pffyffer von Altishofen por ejemplo, han contribuido con once comandantes en los últimos tres siglos.



Usualmente el grado de comandante sólo se otorga a alguien de sangre noble. Sin embargo, el coronel Estermann era un plebeyo. Para algunos, el honor de ese puesto ha perdido lustre y por eso no se lograba encontrar a ningún aristócrata interesado en ocuparlo.



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. Ante cualquier duda consulte a su médico o terapeuta.
Fuente: MADE IN WEB

Agregar esta nota en Añadir esta página a favoritos e Google..Añadir esta página a favoritos e Yahoo Añadir esta página a favoritos e Ask Añadir esta página a  Meneame Añadir esta página a  Fresqui Añadir esta página a  Enchilame Añadir esta página a  Delicius Añadir esta página a  Digg Añadir esta página a  Technorati
DEJE SU COMENTARIO
flechita
separador
No hay comentarios
separador
flechita
Suscribite
Dejanos tu e-mail para enviarte newsletters con novedades de implantes dentales.