M  A  D  E     I  N    W  E  B  |  
Historia

La verdadera historia del Lapiz Negro


Lapiz y cuaderno, delantal blanco y un lagrimón, los años y primer día de clase unas décadas atrás.


Lápiz y cuaderno, delantal banco y cara de sabérselas todas, primeros días de dase en estos años de fin de siglo.


Aquéllos empezaban con palotes y garabatos y quien sacaba punta al lápiz era mamá, con el cuchillo de la cocina. Estos ya escriben nombre y apellido, palabritas y palabrotas con lápiz afilado en sacapuntas musical, con forma de robot o monstruo intergalactico.


Todos estudiarán la historia de la patria propia, las vecinas y las de más allá, pero ninguno se preguntará por la historia del lápiz, esa varita mágica que se muerde por arriba y se gasta por abajo.


Henry Petroski, profesor de ingeniería civil de la Universidad norteamericana de Duke, pensó que "conocer la historia del lápiz es entrar en el microcosmos de la historia de la ingeniería".


Así fue que se puso a investigar y armar el árbol genealógico que comienza mucho después de que Moisés recibiera las Tablas de la Ley grabadas con un lápiz divino.


El árbol resultó ser frondoso, aunque nadie podía decir quién jugó de Eva y quién de Adán. Los romanos de los tiempos del imperio tenían su Penicükan, que era una caña con pelos de animal prolijamente recortados, aunque también escribían con punzones de hierro sobre tabletas de cera.


Luego, el lápiz con cabeza de marfil debió ser el regalo de compromiso de la época.
Después hubo lápiz de plata, más (tarde el mecánico : de la Era Victoriana con forma de dije y, luego el portaminas de brillante y colorida cubierta de plástico, aparecido al final de la Segunda Guerra Mundial.


El primer lápiz del planeta nació -a modo de Big Bang propio- en 1565, el día que una fenomenal tormenta arrancara de raíz un roble del pueblo inglés de Borrowdale.


Cuando los vientos se hubieron calmado, los campesinos observaron que una sustancia negra estaba adherida a las raíces del árbol caído.


El yacimiento de grafito, ya sin roble que lo escondiera, fije el único que se utilizó durante dos siglos, después de comprobarse que la misteriosa sustancia serviría para algo más que la marcación de ovejas.


Le serviría a Hemingway, por ejemplo, para medir un buen día de trabajo: cuando se achata siete lápices del número dos". El Nobel de literatura John Steinbeck (Viñas de ira, Al este del Paraiso también lo tendría como patrón de su estado de ánimo: "un día de escritura blando llego a terminar con sesenta lápices". Toulouse Lautrec llegó a la simbiosis: "Yo soy un lápiz", decía.


En su investigación, Petroski se encontró también con casos insólitos, como un ejecutivo de la fábrica Turquoise, que para demostrar que las minas de sus lápices se podían afilar como ninguna, utilizó una de ellas a manera de púa de fonógrafo, asombrando al ingeniero historiador con los acordes del himno nacional de los Estados Unidos reproducido a punta de lápiz.


Otros lápices nacerían, por miles, a partir de la fundación de la legendaria Faber en la Alemania de 1760. Antes de alcanzar a los 14 mil millones de unidades anuales de estos días, el lápiz, su relleno, atravesó varas etapas.


La escasez de grafito despertó el ingenio de algunos, que mezclaron esa sustancia con goma o colas que endurecían al fraguar. El resultado era producto de baja calidad, hasta que en plena guerra entre Inglaterra y Francia, en 1795, los galos se vieron privados del mineral británico.


El gobierno francés engargo a Nicolás Jacques Conté la creación de algo que sirviera para diseñar las acciones belicas sobre el papel. Este probó una mezcla del poco grafito que les quedaba de los días pacíficos, con arcilla húmeda que endurecería más a las minas cuanta mas proporción ocupara en su nueva formula.

 


Puesto a filosofar, el ingenie Petroski dice que "la tinta es el cosmetico con que se adornan las ideas cuando se presentan en público, mientras que el grafito es su sucia verdad".


La pluma, la tinta, son símbolos de lo definitivo, aunque los borratintas i modernos se empeñan inútilmente i volver atrás y dejar el papel como si i hubiera sucedido. El lápiz, en cambio -hecha la ley, hecha la trampa-, tiene su piadoso perdón en la poderosa goma de borrar. Pero también en el tiempo, ese que ayuda a olvidarlo todo.


El lápiz, con su simpleza, no sólo a hecho historia por su existencia. También por su imposibilidad de eternidad.


El lápiz, y no otra cosa, fue quien a principios de este siglo, en medio de la Primera Guerra Mualial, anotó uno a uno los nombres y apellidos de los inmigrantes europeos, según la traducción fonética del funciona» rio de tumo en la Dirección de Migración.


En lápiz también se escribieron las fechas de nacimiento de quienes las recordaban, el nombre del pueblo de origen y otros datos que los años transcurridos en esta patria nueva irán borroneando, hasta iracerlos ilegibles.


Los tejos argentinos de aquellos que bajaron un día de los barcos, tuvieron que festejar arbitrariamente muchos cumpleaños de esos padres con acento aldeana.


Como el de aquella señora bielorrusa que llegó con humilde maleta bajo un brazo y samovar lustrado bajo el otro, en cuyo documento argentino los hijos -tiempo después- alcanzaron a leer "Rosa", sin poder descifrar la fecha de nacimiento escrita a puro lápiz y a puro tiempo borrada.


El regalo de cumpleaños para la madre judía de Minsk llegaría, entonces, durante algunas décadas más, el 30 dé agosto, día cristiano de Santa Rosa de lima, patrona de América. La que viene con tormenta, como aquel primer lápiz que debutó marcando ovejas en el humilde poblado de Borrowdale.



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. Ante cualquier duda consulte a su médico o terapeuta.
Fuente: MADE IN

Agregar esta nota en Añadir esta página a favoritos e Google..Añadir esta página a favoritos e Yahoo Añadir esta página a favoritos e Ask Añadir esta página a  Meneame Añadir esta página a  Fresqui Añadir esta página a  Enchilame Añadir esta página a  Delicius Añadir esta página a  Digg Añadir esta página a  Technorati
DEJE SU COMENTARIO
flechita
separador
avatar
Rocio
Argentina

Pero , que linda Historia :P

separador
avatar
Kristina
buenos aires

hola a todos como  estan todo hijos de puta. No les voy a ayudar con lo de la indundacion se joden por que cuando me fui a la Plata me gritaron me maltrataron y no me gusto para nada. Kristina Fernandez

separador
avatar
ana yamile
colombia

son un ASCO esas respuestas

separador
flechita
Suscribite
Dejanos tu e-mail para enviarte newsletters con novedades de implantes dentales.